Greguerías después de RAMÓN (d. R.)
Por Roberto Lumbreras

 
Las grutas están llenas de grifos mal cerrados.
 

Cuando amanece con niebla se sorprende a la ciudad entre sueños.
 

La rosa es un secreto rodeado de biombos.
 

Las tortugas nacen viejas y calvas.
 

La porcelana tintinea con monosílabos chinos.
 

Lo más muerto del pollo es la cabeza.
 

Las letras rusas se miran unas a otras porque no entienden nada.
 

Los pianistas pasan las hojas de la partitura con intriga por el final.
 

Bodegón de calabazas: bodegón atribuible a Rubens.
 

La foca se mueven con dificultad porque fue hecha para ser estático trípode.
 

Los paisajes ventosos se pintan en cursiva.
 

La escoba del jardinero no barre bien las hojas porque está hecha de ramas.
 

Desde que se botan los barcos con champán, las olas traen un exceso de espuma.
 

Las pinturas en el estuche "presentan armas".
 

Cena con velas: velada.
 

La espadaña es el campanario con voto de pobreza.
 

Al oriental le entornó los ojos el sol naciente.
 

La falda tableada nació cuando la mujer dejó el vestido sobre el biombo.
 

Los apagones son conatos del Día del Juicio Final.
 

Cuando el cura bendice el banquete parece que da instrucciones para partir la tarta.
 

En la vida se empieza haciendo palotes, y se acaba haciendo quinielas.
 

Ya en vida tenía Napoleón porte de estatua ecuestre.
 

Al tranvía le toca siempre viajar de pie, agarrado a la barra del techo.
 

En los días ventosos naufragan los paraguas.
 

La vida del enamorado está siempre pendiente de un hilo: el del teléfono.
 

El luto en la joven viuda significa: "borrón y cuenta nueva".
 

Aquel matrimonio de hombre bajo y mujer alta no parecía matrimonio: parecían amigos.
 

Fracasó como escritor porque se le ocurrían las mejores frases en plena ducha.
 

Parece que el sonámbulo sienta un inaplazable deseo de jugar a la "gallinita ciega".
 

Las espinas del pescado son los anzuelos de la venganza.
 

Lo misterioso del lago es esa onda que aflora sin motivo.
 

Los tapices son alfombras indultadas por su belleza.
 

El pavo real no sabe que se le ha marchado el séquito y está haciendo el ridículo.
 

En resumen, la teoría evolucionista viene a decir que lo que ofreció Eva a Adán no fue una manzana sino un plátano.
 

Las Tablas de la Ley son una especie de menú para pecar a la carta.
 

En los restaurantes caros los comensales leen la carta como si estuviese escrita en árabe: de derecha a izquierda.
 

La adolescencia es el tiempo que tarda uno en encontrar su firma.
 
 

Basta una "carrera" en las medias para que la mujer elegante parezca una desgarbada.
 

Noche de bodas: debut de dos actores que no se saben el guión.
 

La esposa "mona" es como el tatuaje: al principio se exhibe con orgullo; luego se cansa uno de mirarlo; finalmente se lamenta que aquello sea para toda la vida.
 

La lista de los reyes godos es la primera alineación de fútbol de la Historia.
 

La visualización del perfume sería una estela en forma de gancho.
 

Porrón y botijo: don Quijote y Sancho Panza.
 

El ciprés ha juntado las ramas para rezar.
 

La vida es como el baño del niño: se llora al entrar; después no se quiere salir.
 

El ciclista es un coloso con zapatitos de mujer.
 

En el negativo fotográfico ven los blancos lo que tienen de negros y los negros lo que tienen de blancos.
 

El paraguas y la sombrilla: amor imposible.
 

El Greco inventó el cinemascope.
 

El faro es una torre insomne.
 

Colonia de pingüinos: cócktail de diplomáticos.
 

Con la pata de palo anda el pirata como un compás.
 

El chistulari es flautista, pero lo han dejado al cuidado de un tambor.
 

Los patitos ya jugaban al tren antes de que se inventase.
 

La botella con barquito tiene un mensaje de náufrago muy claro: “¡manden un barco!”.
 

Las farolas del parque son las sucursales de la luna.
 

El obelisco es la pirámide gótica.
 

Por los platillos estornuda la orquesta.
 

Las boyas son notas en el pentagrama de las olas.
 

Los monos tienen dedos de dátil.
 

Via Crucis: la vía del tren jalonada de postes telefónicos.
 

El día más importante de la Historia es “el otro día”.
 

Eco: las palabras se despeñan.
 

Las piedras-pómez son piedras de osario.
 

La sirena tiene “falda de castidad”.
 

El colibrí roba a las flores con ganzúa.
 

Las letras góticas son letras con espinas.
 

El flexo es la más curiosa de las lámparas.
 

¿Qué hace la crisálida tanto tiempo en el capullo?: se prueba alas.
 

Nieve: lluvia en paracaídas.
 

El imperdible es el alfiler contorsionista.
 

Niebla, tiniebla blanca.

(Retrospectiva de greguerías publicadas en EL ADELANTADO DE SEGOVIA)

[Diseño y mantenimiento Utopiasoft.Net]